Denuncian que en el Enapro se «despilfarraron» los fondos

Las nuevas autoridades del Ente Administrador Puerto Rosario (Enapro) denunciaron que la anterior gestión “despilfarró” y malgastó el presupuesto asignado. “Encontramos todo dado vuelta, por eso se implementaron controles y auditorías sobre los distintos concesionarios”.

Pero no se trata de las únicas acusaciones. Guillermo Miguel, el nuevo presidente de la entidad, sostuvo que desapareció la documentación de los últimos 12 años. Tantas son las dudas sobre la utilización de los fondos, que se solicitó una investigación a la Sindicatura General de la Provincia.

Casi un año después de dirigir el ente que administra uno de las áreas portuarias más importantes del país, Miguel denunció: “En este rompecabezas, encontré que la documentación y todos los mails de la presidencia de los últimos doce años fueron eliminados”.PUBLICIDAD

“Parece que lo que menos se hacía eran tareas de contralor. Esto de la falta de documentación me obligó a dar parte a la auditoría de la provincia”, contó luego para detallar que la gestión actual solicitó “un análisis de los rubros principales”.

En su labor, la nueva gestión destacó que se encontró con “un organismo que tenía una ausencia total de control sobre los bienes provinciales y un despilfarro de los recursos económicos que eran destinados hacia promoción, viajes y contrataciones, no referentes a las funciones del ente”.

En este sentido, Miguel agregó que “es importante destacar que la incorrecta administración de los bienes de uso público pone en peligro el aprovechamiento para la ciudad, la región y la provincia de uno de sus activos más estratégicos para la producción, como es el puerto y las zonas de reserva portuaria”.   

De esta manera, citó un ejemplo contundente: “En 2019 se gastaron unos 34 millones de pesos en gastos superfluos, mientras que este año se utilizaron 7,9 millones”.

La actual administración del puerto destacó que se ha logrado un ahorro cercano a los 25 millones de pesos a partir de la racionalización en rubros como “publicidad, promoción y patrocinio y movilidad”.

“Compramos vehículos, incluso acuáticos, para revisar y hacer batimetría de los muelles y áreas vinculadas”, detalló Guillermo Miguel. Se trata de dos rodados y una embarcación con el objetivo de capitalizar el patrimonio del ente. Incluso, se está implementando un sistema de videovigilancia en toda la línea de muelles y en la isla Sabino Corsi (conocida como Banquito San Andrés). “Esta es una forma de cambiar los gastos improductivos y superfluos por inversión genuina”.

El informe de gestión al que accedió La Capital mostró detalles llamativos. De hecho, el actual titular del Enapro dijo que este resumen de la actuación de las autoridades llevaba “años de incumplimiento”.

“Encontramos todo dado vuelta, por eso se implementaron controles y auditorías sobre los distintos concesionarios”, prosiguió el funcionario. De hecho, una de las primeras acciones que se llevaron a cabo fue la verificación de las acreencias del ente con las agencias marítimas derivadas de la falta de cobro. Así, se constató que el crédito total por este concepto ascendía a $45 millones por los periodos 2015 a 2019, y que nunca se habían realizado gestiones para su efectivo cobro. Así, entre abril y mayo últimos se procedió a la formalización de planes de pagos con las agencias y se logró percibir 42 millones, es decir el 94% de la deuda total relevada.

Acciones para mejorar el Banquito

Uno de los objetivos de la actual gestión del Enapro es la recuperación de la isla Sabino Corsi (Banquito San Andrés) paran la provincia, donde, entre otras cuestiones, se detectó la usurpación de tierras fiscales por parte de unas 45 viviendas.

Además, se trata de un lugar sumamente concurrido durante la época estival y donde este año, producto de la pandemia, se esperan muchos más bañistas.

“Realizamos allí un muelle seguro con embarcadero público, wi-fi gratis, un consultorio, personal de seguridad y oficinas con servicios, donde además se brindará información para concientizar a los visitantes sobre el respeto al entorno y el medio ambiente”, dijo el presidente del Enapro, Guillermo Miguel.

Y enfatizó: “Se están instalando 15 cámaras de alta definición sobre la zona costera para un mejor desarrollo y control de la actividad portuaria, que no solo aseguren la tranquilidad de los usuarios de esas playas, sino también permitan un relevamiento de focos de incendios en las islas cercanas para dar una rápida respuesta a estas situaciones”.

Un plan director para 30 años

El Enapro convocó a dos consultoras con experiencia internacional para diseñar su nuevo plan estratégico. La idea es armar un programa que sirva de guía para el desarrollo de las terminales locales durante los próximos 30 años.

Según el presidente del ente, Guillermo Miguel, la idea es realizar una planificación seria y que sirva para las próximas gestiones. El titular del ente asumió sus funciones el pasado 6 de enero en reemplazo de Ángel Elías, quien estuvo a cargo del ente desde 2008.

La máxima autoridad del Enapro es abogado especializado en derecho administrativo y derecho energético, desarrolló su carrera en el ámbito privado y es asesor letrado de la Federación de Expendedores de Combustibles (Faeni).

Fuente: Diario La Capital – Rosario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *