“Todo el mundo se identifica por lo que hace y no por lo que es. A mí me conocen por “el buzo Jorge”.

Jorge Canal titular de la firma Canal y Canal S.R.L. dedicada al buceo y el salvamento de embarcaciones nos recibió para contarnos su historia. UNA HISTORIA DE BUZO

Jorge EL BUZO

Brazos en jarra, de espaldas a la oficina/taller, donde bien en alto se lee “BUZOS”. Pasamos sorteando escafandras, cascos y trajes de buceo y una caldera junto al mate para comenzar a escuchar.

“Todo el mundo se identifica por lo que hace y no por lo que es. A mí me conocen por Jorge el Buzo, y ya se creían, acá en el Puerto o en el club Biguá, que el buzo era mi apellido. Todos me conocen por el buzo”.

El esquí acuático lo trajo con 13 o 14 años desde su ciudad natal a Mar Chiquita a competir. Fue en ese lugar donde vio por primera ves a un buzo sumergirse. En ese momento – según sus propias palabras – se dio cuenta que quería ser buzo «cuando fuera grande«

En 1972, Jorge llegó a Mar del Plata desde San Miguel del Monte después que su padre se fundiera en el campo, sacó la libreta de embarque y comenzó a trabajar en la pesca. Se embarco en los barcos de Esdipa (una empresa ya desaparecida) pero se descomponía en el mar, y la casualidad y el “estar en el momento justo en el lugar y la hora justa” lo llevaron a realizar su primera inmersión como buzo, al año siguiente.

Al momento de cobrar un dinero por su trabajo en el mar surge la posibilidad de empezar a bucear. “Me preguntan si sabía hacerlo. dije «No, pero en 3 días aprendo, y fui a la Royal y en un día aprendí”.

 Un año después, de conocer el buceo, Jorge deja su lugar de trabajo de ese momento y crea “Toledo y Canal” junto a uno de sus compañeros, sociedad que duró 29 años hasta su disolución.

Su lugar en el mundo

Nacido el 28 de Noviembre de 1954 y con apenas 20 años formo su primer empresa de buceo “Cuando empecé en 1974 con Toledo, usábamos medias y bolsitas de polietileno al bucear, porque no había plata para comprar el equipo de neoprene, y ¡en pleno invierno!”. Fue la segunda empresa de buceo en el puerto marplatense antes Chapaleo S.R.L. había abierto el camino. Toledo, es Luis Antonio Toledo – El Indio. con el que recorrió el mismo camino durante casi treinta años.

Desde entonces la empresa continúa su labor en lo que es la, empresa familiar. Jorge con su hijo Maximiliano, quien participó en la construcción y mantenimiento del emisario submarino, sus hijas Gisella y María Florencia que ofician de secretaria de la empresa y abogada respectivamente, y su esposa Beatriz Esteban “que por sobre todo me encamina a mí” dice riéndose.

Cuenta con orgullo, frunciendo el seño, que Maximiliano es un muy buen buso, y es el responsable del equipo de trabajo «Maxi comenzó a trabajar con 14 años» «ahora se va al sur y el es el responsable del equipo»

Una de las tareas prioridades de la empresa son los procedimientos para rescatar un navío y para esto como primera medida, los buzos deben contar con el aval del cuerpo de Prefectura, que lleva a cabo todo un procedimiento certificado en papel de la actividad a desarrollar. Es un procedimiento que lleva días y muy minucioso.

Por otra parte, la relación entre la empresa de buceo y las embarcaciones se establecen en función del resultado, en palabras de Jorge “no sacas la embarcación, no cobras”.

 Muchos de esos barcos se acumulan desde hace más de 10 años en la banquina y justamente, este último mes, el Consorcio del Puerto vislumbraba la posibilidad de sumergirlas e incluso convertirlas en un atractivo turístico para el buceo de exploración.

Y justamente es Jorge, quien además es perito en salvamento y buceo, el encargado de filmar los hundimientos correspondientes, ya que Canal es una de las empresas principales que participa de esta propuesta «ahora vamos a hundir el Don Romeo Ersini y somos los encargados de filmar el hundimiento» .

Ahora también tenemos que bucear en el Ribazón Marplatense que hace 9 años esta hundido, en un trabajo de 3 meses y seis busos.

A sus 62 años sigue hablando del buceo con la misma pasión que seguramente debe haber tenido a sus 17 , aunque reconoce que “con el paso de los años uno se va cansando, no por el trabajo en sí sino, en las responsabilidades, en el día a día, pero siempre primero estuvo el trabajo y luego la familia. Debió haber sido al revés, pero es lo que aprendí acá trabajando en el Puerto”.

La palabra legado es la que aparece en medio para entender el sentido de pertenencia de Jorge, no solo para consigo, su familia y la empresa sino para un lugar que lo hizo suyo durante años.

“Para nosotros Mar del Plata prioridad nacional. A mí el Puerto me dio de comer durante 50 años y uno cosecha los frutos de toda una vida de trabajo, pero no solo trabajo por el trabajo en sí mismo, sino de todo lo que hemos hablado y hecho con aciertos y errores”.

Comienza la despedida, pero no puede dejar de enviar saludos al Club Biguá donde fue Rugbier durante muchos años.

Desde la mesa recorremos el lugar con la mirada, y volvemos a pasar por las herramientas, los tubos de oxígeno, los trajes. Un sinfín de historias que aparecen para dar cuenta de una identidad propia y personal que construye a su vez la identidad de un Puerto y su ciudad.

Entrevista: Santiago Baudeyens para informemaritimo.com

Fotografía: Paula Pereira

2 comentarios sobre «“Todo el mundo se identifica por lo que hace y no por lo que es. A mí me conocen por “el buzo Jorge”.»

  1. Para mi compañero de primaria en Monte: Merecidas felicitaciones por su trayectoria y por sus logros!.
    Celebro su superación profesional y laboral, como así también por la familia que formó!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *