Afirman un «proceso de recuperación» de la Industria Naval argentina

Por Belen Mogmo para diario-nco.com – Los resultados surgieron a partir de un estudio llevado a cabo por la Fundación Latinoamericana de Sostenibilidad Pesquera (FULASP).

En el plano económico, sin dudas, uno de los factores claves a tener en cuenta para su crecimiento y fortalecimiento tiene que ver con el desarrollo y el impulso de las diferentes actividades que puedan constituirlo.

En este contexto, se destaca la importancia de que se implementen medidas y acciones para favorecer el desarrollo de tales actividades de manera tal que las mismas supongan cada vez más beneficios para la economía en general.

En ese sentido y de acuerdo a la información a la que tuvo la oportunidad de acceder Diario NCO, se difundió un informe que señala que la Industria Naval argentina «atraviesa un proceso histórico de recuperación».

Precisiones de la investigación

Según el informe consultado, «los datos corresponden a un nuevo estudio de la Fundación Latinoamericana de Sostenibilidad Pesquera (FULASP) en la víspera de la botadura de un flamante buque financiado parcialmente por el Gobierno nacional».

De acuerdo a lo planteado por FULASP, el «crecimiento» de la actividad pesquera tiene que ver con «la declaración del sector como actividad estratégica y los créditos estatales de promoción posicionan al rubro de construcción y refacción de naves en el mejor momento desde la década de los 90″.

En esa línea, cabe mencionar que el informe destacó que «el plan de fomento de la industria naval y las líneas de crédito (para adquirir buques y artefactos navales construidos en el país) con Banco de la Nación Argentina (BNA), Banco de la Provincia de Buenos Aires (BAPRO) o Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) permitieron un crecimiento sostenido en el sector en los últimos 24 meses».

No obstante, en este punto, el trabajo también expuso que la reconstrucción sectorial «ya se hubiera consolidado por completo de no mediar las dificultades macroeconómicas que atraviesa el país».

Elaboración del estudio

En sintonía con lo planteado anteriormente respecto de la investigación,desde FULASP explicaron: «El análisis se desarrolló a partir del inminente bautismo al mar del segundo barco pesquero construido por el Astillero Contessi con financiamiento del Banco de la Nación Argentina (BNA)».

«Se trata del buque “Nuevo Anave”,de la firma “Pesquera Anave S.A”, cuyos propietarios, oriundos de la ciudad de Rawson, provincia de Chubut, accedieron a uno de los préstamos oficiales y concretaron su botadura este mes de agosto, en el puerto de Mar del Plata», amplió el escrito.

Asimismo, el reporte detalló que «del total de la inversión realizada por la empresa, casi USD 1.000.000 se financió con un crédito de promoción del Gobierno Nacional, conjuntamente con el Banco Nación. De ese modo, la industria naval argentina lanzará al mar una moderna embarcación costera muy versátil, que está preparada para operar en las costas argentinas con pesca de arrastre y media agua».

A propósito de ello, el organismo subrayó: «Lo más importante es que se trata de un buque
incluido en una lista de navíos de construcción nacional que muestran una recuperación que devuelve paulatinamente al sector a los años de gloria que vivió desde la década del 70 y hasta fines de los 80».

Cambios y progreso

En relación a lo comentado, el estudio sostuvo que «en los últimos años se vienen observando acciones estatales que han comenzado, de a poco, a mostrar interés por la potencialidad de la
pesquería nacional y han permitido una reactivación histórica de la industria».

«Entre esas políticas públicas, se destacan el mencionado programa de incentivo, que
cuenta con una inversión estatal de $10.000 millones, mientras que la línea crediticia contempla una financiación de hasta el 75% del valor total de la embarcación, con un plazo de devolución de 10 años, más un período de gracia de hasta 24 meses por el plazo de construcción», agregó el escrito.

Otros informes específicos de la entidad, han arrojado que «por cada empleo directo que
genera la industria naval, se generan otras tres fuentes laborales indirectas entre marineros, talleres navales, puertos, plantas procesadoras, empresas de transporte marítimo y fluvial y empresas de logística, entre otros».

Al respecto y para concluir, la FULASP expresó que “el estudio muestra que invertir en capital de trabajo, no solo ayuda a la productividad y eficiencia del sector, sino también a la calidad de los productos a exportar, a la seguridad de navegación, aumenta el personal embarcado y mejora las condiciones de trabajo, entre otras cuestiones”.

Fuente fotografía: FULASP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *