Cinco navieras europeas se unen por la descarbonización del transporte marítimo

La COP28 de Dubai está dando resultados inesperados tras haberse puesto en duda su compromiso con el medio ambiente. En una acción sin precedentes, los directores ejecutivos de las principales navieras mundiales –CMA CGM, Hapag-Lloyd, MSC, Maersk y Wallenius Wilhelmsen– han emitido una declaración conjunta en la que piden una fecha de finalización para los nuevos buques propulsados únicamente con combustibles fósiles e instan a la Organización Marítima Internacional (OMI), el regulador mundial, a crear las condiciones para acelerar la transición a los combustibles verdes.

Rodolphe Saadé (CMA CGM), Rolf Habben Jansen (Hapag-Lloyd), Vincent Clerc (Maersk), Soren Toft (MSC) y Lasse Kristoffersen (Wallenius Wilhelmsen) han firmado una declaración conjunta en la que expresan su convicción compartida de que la regulación puede desempeñar un papel clave en la mitigación del coste de la transición ecológica, así como del riesgo de fenómenos meteorológicos extremos. Dado que el coste del cambio climático es mucho mayor que el coste de la transición ecológica, esperan que se les unan otras empresas.

CMA CGM, Hapag-Lloyd, MSC y Maersk son los cuatro de los cinco mayores grupos navieros del mundo, junto con Cosco, mientras que Wallenius Wilhelmsen es la mayor naviera en lo referido a tráfico ro-ro, con 125 buques. Para la reflexión queda el hecho de que los cinco firmantes son europeos, mientras las flotas asiáticas no muestran en el mismo interés en la reducción de los gases de efecto invernadero.

Señalan los firmantes en su declaración que “las temperaturas globales están superando niveles críticos, creando resultados más frecuentes y devastadores”, y asumen la importancia de que el transporte marítimo alcance los objetivos de la OMI en materia de gases de efecto invernadero (GEI) para el 2030, 2040 y cero emisiones netas para el 2050.

Para ellos, la única forma realista de cumplir esos objetivos, para una industria que representa entre el 2% y el 3% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, es hacer la transición de los combustibles fósiles a los verdes globalmente y con una cadencia definida.

Cuatro fundamentos

Los CEOs de estas cinco importantes navieras han aprovechado la cumbre del clima para presentar su iniciativa, al igual que hicieron APM Terminals y DP World con su proyecto ZEPA.

En la declaración conjunta CMA CGM, Hapag-Lloyd, MSC, Maersk y Wallenius Wilhelmsen piden el establecimiento de cuatro “piedras angulares” regulatorias. La primera, una fecha de finalización para la nueva construcción de buques que solo alimenten combustibles fósiles y un cronograma claro del Estándar de Intensidad de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Después, un mecanismo eficaz de fijación de precios de los GEI, así como la posibilidad de la posibilidad de agrupación de buques para el cumplimiento de la normativa. Finalmente, solicitan una base regulatoria Well-to-wake o ciclo de vida de los GEI para alinear las decisiones de inversión con los intereses climáticos y mitigar el riesgo de activos varados.

Estar a la vanguardia de la introducción de buques con menos emisiones de gases de efecto invernadero subraya el compromiso de las navieras con los objetivos de la OMI de reducción de gases para 2030, 2040 y 2050. Como pioneros, los firmantes están convencidos de que una colaboración aún más estrecha con los reguladores de la OMI producirá las medidas políticas efectivas y concretas necesarias para respaldar la inversión en el transporte marítimo y sus industrias auxiliares que permitirán que la descarbonización se produzca al ritmo requerido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *