Cuatro cruceros coinciden en Ushuaia en otra jornada de gran movimiento de pasajeros

Cuatro cruceros turísticos, uno de ellos de gran porte, coincidieron este lunes en el muelle del puerto de la ciudad de Ushuaia, en otra jornada de gran congestión de embarcaciones y dentro de una temporada en la que se aguardan 250 mil cruceristas, según confirmaron a Télam fuentes oficiales del gobierno de Tierra del Fuego.

El principal buque que se encuentra amarrado en el Fin del Mundo es el Sapphire Princess, de 296 metros de largo y con una capacidad de transportar a 2.670 pasajeros y 1.100 tripulantes.

Se trata de un barco con 700 balcones, 18 cubiertas y 1.337 camarotes, restaurantes gourmet de clase mundial y múltiples opciones de entretenimiento.

El crucero de 115.875 toneladas permanecerá hasta las 18 en el puerto fueguino antes de continuar viaje hacia otros destinos de la zona.

Por su parte, también se encuentran en Ushuaia el World Traveller, de 126 metros de largo con capacidad para 200 pasajeros y 130 tripulantes, y el Ortelius, un buque de 91 metros de largo para 108 pasajeros catalogado como “de expedición” y apto para viajes antárticos.

El último crucero que llegó a la ciudad es el Stella Australis, de la compañía chilena Australis, con 89 metros de largo y muy conocido en la ciudad porque realiza múltiples ingresos durante la temporada en sus recorridos por los canales fueguinos.

A su vez, también se encuentra en la capital fueguina el Hespérides, un buque de investigación oceanográfica con base en Cartagena (España) y que opera con tripulación militar y depende de la Armada española.

El yate “Ene Chaser”, de 55 metros, el buque de la Armada Argentina ARA San Carlos (que colabora con la campaña antártica de verano) y el GC 189 Prefecto García, un remolcador, completaron las operaciones de hoy en el puerto de Ushuaia.

“Estamos teniendo una gran temporada como estaba previsto. Un aspecto a destacar es que estamos recibiendo embarcaciones de una nueva generación, que son más grandes, tanto en el rubro expedicionarios antárticos como en el de bioceánicos”, remarcó el presidente de la Dirección Provincial de Puertos (DPP) Roberto Murcia.

Según el funcionario, la terminal fueguina “sigue conjugando el turismo con la carga, la pesca y el abastecimiento de la Antártida para Argentina y para terceros países que operan cada vez más desde nuestra ciudad”, señaló.

Las estimaciones del organismo prevén que 250 mil turistas marítimos arribarán durante la actual temporada de cruceros, lo que convertirá al puerto de la capital de Tierra del Fuego en “el más importante del Cono Sur” en relación al arribo de este tipo de embarcaciones, según confirmó Murcia.

El presidente de la DPP precisó que se esperan 590 recaladas de cruceros en el período que comenzó en septiembre de 2023 y concluirá en abril de este año.

Murcia mencionó que esa cifra implica una mejora del 10% respecto de la temporada anterior y que las expectativas son todavía mayores para los próximos años.

También sostuvo que la mejora en la cantidad de embarcaciones obedece, entre otros motivos, a que “terminamos con una gran obra de infraestructura como fue la ampliación del muelle, lo que nos permitió agregar dos barcos extra en los momentos de mayor congestión”, concluyó el funcionario.

En Puerto Madryn hay dos que no entran

El paro convocado por la CGT en rechazo al mega DNU impulsado por el presidente Javier Milei podría afectar la llegada de dos grandes cruceros a Puerto Madryn el 24 de enero, generando preocupación en la ciudad y en la industria turística local. 

Víctor Reyes, de la agencia marítima Port Services, advirtió a LU17 sobre el perjuicio potencial de la suspensión: «esto va a afectar a todo el país, pero bueno, justo a nosotros coincide ese día 24 con la llegada de dos barcos importantes, y todo lo que implica ese movimiento y con las preocupaciones ya de antemano de parte de los capitanes de los barcos para ver si pueden realmente programar la recalada para ese día como bien está previsto desde hace dos años.«

Reyes expresó su preocupación por la incertidumbre actual, y destacó la complejidad del trabajo logístico previo a cada llegada de crucero, que implica al menos dos años de planificación.

El operador marítimo señaló que el paro de la CGT genera inquietud sobre la continuidad del trabajo, y estima un 50% de posibilidades de que los barcos no lleguen por este motivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *