Europa depende un 67 % de las importaciones de productos pesqueros . Conflicto con la propuesta de la Comisión Europea de Pesca

 “La propuesta de la Comisión para sobre Contingentes Autónomos Arancelarios, para el periodo 2024-2025, causará dificultades dada la necesidad de los procesadores de productos del mar de la UE de obtener acceso a materias primas a precios competitivos para mantener una producción económicamente sostenible en un contexto económico desafiante y en beneficio de de los consumidores de la UE”.

Así de tajante es la Asociación de Procesadores y Comercializadores de pescado de la UE –AIPCE-CEP– tras las presentación de la última edición de su informa anual sobre pescado blanco que muestra que el contexto socioeconómico en 2022 siguió siendo difícil, al sufrir las consecuencias de la pandemia de COVID-19 en los mercados; al no estar en pleno funcionamiento el régimen fronterizo del Reino Unido posterior al ’brexit’; con las perturbaciones en las cadenas de suministro consecuencia de la invasión de Ucrania por parte de Rusia; y, añade la Asociación, al no haberse materializado aun los esfuerzos para renovar el acuerdo EEE con Noruega e Islandia.

Además, “el aumento de los costes de los insumos, combinado con la inflación general, está empujando a los consumidores hacia fuentes de proteínas más baratas y las empresas dedicadas a la transformación y comercialización de pescado y productos pesqueros siguen sufriendo una desventaja competitiva en virtud de los importes máximos acumulativos limitados de ayuda estatal impuestos por la Comisión en el “Marco Temporal de Ucrania””, sentencia AIPCE-CEP.

“El aumento de los costos de los insumos, combinado con la inflación general, está empujando a los consumidores hacia fuentes de proteínas más baratas«

El informe sigue mostrando la dependencia de la Unión Europea en cuanto al abastecimiento de la industria transformadora y, apunta la Asociación, “muchas de las especies que consumimos dependen abrumadoramente, si no enteramente, de fuentes externas”. Es por ello que AIPCE-CEP considera que “es esencial” el acceso continuo a la pesca global “sin barreras innecesarias para que la industria procesadora siga siendo viable”. De manera similar, añade, “la viabilidad de los sectores de captura, acuicultura y procesamiento está indisolublemente ligada a este abastecimiento y su crecimiento colectivo es esencial para la economía de la UE y crucial para la seguridad alimentaria de la UE”.

“No está claro qué dirección desea la Comisión que tome la industria de la UE y qué futuro propone para el sector. AIPCE cree que los instrumentos comerciales de la UE deberían utilizarse de acuerdo con sus definiciones, es decir, para apoyar el crecimiento”

El régimen de cuotas arancelarias autónomas (ATQ) –cuya propuesta de la Comisión se está debatiendo en el Consejo– sigue siendo el principal instrumento comercial para garantizar el suministro necesario para las empresas de la UE y, “si es estable, generará mayor valor añadido, creará puestos de trabajo, a menudo en zonas económicamente frágiles, y garantizará que se satisfagan las necesidades de los consumidores de la UE”, añade la Asociación que recuerda que se ha reducido el periodo de vigencia del mismo así como las especies y productos incluidos. “No está claro qué dirección desea la Comisión que tome la industria de la UE y qué futuro propone para el sector. AIPCE cree que los instrumentos comerciales de la UE deberían utilizarse de acuerdo con sus definiciones, es decir, para apoyar el crecimiento”, sentencia.

Como cifras sobre las que avalar estos argumentos y recogidas en el estudio, la Asociación destaca que en el año 2022 la oferta de productos pesqueros (producción de la UE + importaciones) en el mercado de la Unión Europea ascendió a 12 092 miles de toneladas, de las cuales 3236 miles de toneladas procedieron del suministro interno de la UE, y 8856 mil toneladas de importaciones de terceros países. Se exportaron 2241 mil toneladas a terceros países dejando 9851 miles de toneladas como consumo total de la UE (oferta interna de la UE + Importaciones – Exportaciones). Esto, es alrededor del 67 % del suministro total reflejaba la dependencia de la UE del producto importado.

Los países de abastecimiento externo más importantes en 2022 fueron Noruega (1851 mil toneladas; -5 %), China (810 mil toneladas; +2 %), Vietnam (514 mil toneladas; +20 %), EE.UU. (512 mil toneladas; -17 %) y Ecuador (489 mil toneladas; + 4%).

Fuente: Industriaspesqueras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *