Hidrovía | Paraguay, Brasil, Bolivia y Uruguay rechazaron peaje argentino y exigieron garantías de navegación en la reunión del Comité Intergubernamental

En la XLIX Reunión del Comité Intergubernamental de la Hidrovía, Paraguay, Brasil, Bolivia y Uruguay se unieron para abordar el peaje argentino en el río Paraná. Argentina presentó datos técnicos y todos los países buscan una solución integral y colaborativa. Una próxima reunión especial promete avanzar hacia un acuerdo equitativo.

Paraguay, Brasil, Bolivia y Uruguay ratificaron su rechazo al peaje impuesto por Argentina en el río Paraná y solicitaron al gobierno que suspenda su aplicación hasta tanto demuestre servicios efectivamente prestados a la navegación que justifiquen la medida. Requirieron además que la Argentina garantice la libertad de navegación, libertad de tránsito y se abstenga de adoptar otras medidas restrictivas a la navegación.

Fue durante la XLIX Reunión del Comité Intergubernamental de la Hidrovía Paraguay – Paraná desarrollada este miércoles en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Argentina tomó nota de los reclamos de los cuatro estados signatarios del Acuerdo de Santa Cruz de la Sierra sobre Transporte Fluvial por la Hidrovía Paraguay-Paraná respecto a la suspensión de la medida y se refirió a la información técnica adicional que presentó el 24 de agosto para demostrar servicios prestados a la navegación en el tramo del río Paraná desde su confluencia con el río Paraguay hasta el puerto de Santa Fe. En ese sentido, propuso que dicha información sea analizada en la instancia de técnica de la Comisión del Acuerdo.

Los cuatro países entienden que, sin perjuicio de otras alternativas complementarias, el tema debe ser abordado en una reunión especial del Comité Intergubernamental de la Hidrovía, para avanzar en la aplicación del Protocolo Adicional sobre Solución de Controversias, en búsqueda de una salida satisfactoria para todas las partes.

Está previsto que esa próxima reunión especial del Comité Intergubernamental revise la controversia desde una perspectiva integral que contemple elementos técnicos, legales, operativos y económicos.

Países de la Hidrovía Paraguay-Paraná acordaron mejoras en la navegabilidad y seguridad

Bolivia, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay acordaron este jueves explorar «alternativas de cooperación» para «fortalecer» la Secretaría Ejecutiva del Comité intergubernamental de la Hidrovía Paraguay-Paraná, además de «mejorar» la navegabilidad y seguridad en esa ruta.

Los representantes de los cinco países, que conforman el Tratado de la Cuenca del Plata, acordaron diversos temas en la 49 Reunión Ordinaria del Comité Intergubernamental de la Hidrovía Paraguay–Paraná, con Bolivia en la presidencia pro témpore.

Entre los acuerdos está «avanzar en el fortalecimiento de la Secretaría Ejecutiva, por lo que se consideró necesario explorar alternativas de cooperación» con algunos organismos internacionales, señaló en un comunicado la Cancillería boliviana.

También se habló de un plan de acción para «reactivar» la Comisión de Cooperación Técnica (CCT) de esta instancia y que así se aborden los temas de «interés técnico» en la hidrovía.

Asimismo, se identificaron como asuntos de «especial preocupación» el establecimiento de peajes para la circulación de embarcaciones y el control de algunos hechos «ilícitos», como parte de la mejora en las «condiciones de navegabilidad y seguridad».

En el área de seguridad se consensuó el trabajo en un protocolo conjunto.

En la reunión del comité, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay expusieron su «grave preocupación» por el peaje que estableció Argentina para el transporte de navíos en el tramo entre el puerto de Santa Fe y la confluencia con el río Paraguay.

Los países afectados por el gravamen manifestaron que la cuota que estableció Argentina se hizo sin el consenso de todos y que contraviene a los entendimientos y las prácticas regionales sobre la utilización de la hidrovía.

Los cuatro países pidieron de nuevo a Argentina «suspender la aplicación» de las resoluciones que en 2022 aprobó su Ministerio de Transportes y plantearon que se adopten «las medidas necesarias» para el cumplimiento del Acuerdo de Santa Cruz de la Sierra, de 1992.

Ante esto se proyecta una «reunión especial» que se prevé esté convocada en el «corto plazo».

Los países participantes también abordaron temáticas como la estandarización de estadísticas, el uso de los combustibles alternativos, los trabajos para mejorar la navegabilidad junto a la lista de árbitros nacionales para la solución de controversias.

Bolivia destacó a la Hidrovía Paraguay-Paraná como una «alternativa fundamental y concreta» a su condición geográfica de «mediterraneidad», sin acceso a un puerto soberano, por lo que consideró necesario desarrollar su «pleno potencial».

El viceministro de Relaciones Exteriores e Bolivia, Freddy Mamani, instó a que el uso de la hidrovía como «eje del transporte regional integrador» impulse el comercio en «igualdad de condiciones» y el respeto a la «libre navegación».

En el encuentro en Santa Cruz, Bolivia entregó la presidencia pro témpore del comité a Brasil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *