Metanol Verde: La llave para un transporte marítimo sostenible

El metanol verde está emergiendo como una solución prometedora para descarbonizar el transporte marítimo. Las principales líneas navieras ya están dando pasos significativos para incorporar este combustible en sus flotas.

El transporte marítimo, motor vital de la economía global, ha dependido durante mucho tiempo de los combustibles pesados y altamente contaminantes, lo que le ha generado la reputación de ser uno de los sectores más difíciles de descarbonizar.

Sin embargo, ha comenzado una iniciativa para lograr su transición hacia una operación más sostenible. Gigantes como Amazon, Ikea, Unilever, Michelin, DuPont y Target se han comprometido a realizar operaciones de envío sólo con empresas que utilicen combustibles neutros en carbono.

La Organización Marítima Internacional y las propias compañías navieras están estableciendo objetivos de emisiones netas cero. Ahora, el sector marítimo se encuentra en la búsqueda activa de un combustible que lo ayude a mejorar su desempeño ambiental.

En este contexto, el mayor avance del último año proviene del metanol verde, un combustible con emisiones casi nulas a lo largo de su ciclo de vida. Compañías navieras líderes en el transporte de contenedores, como A.P. Moller-Maersk y Evergreen, están liderando la carga al ordenar más barcos con capacidad para utilizar metanol, lo que indica que el metanol verde es su elección de combustible de bajo carbono.

El metanol verde y su revolucionario impacto

El metanol verde se divide en dos clasificaciones distintas: el biometanol y el e-metanol, según las materias primas verdes utilizadas.

El primero implica reemplazar las materias primas existentes, como carbón o gas natural, por biomasa o biogás, mientras que el segundo se sintetiza mediante la reacción de hidrógeno verde con dióxido de carbono capturado directamente del aire o de fuentes biogénicas.

En ambos casos, la quema de este combustible resulta en emisiones casi nulas a lo largo de su ciclo de vida, lo que lo convierte en una opción óptima para un escenario de emisiones netas cero.

El metanol también es una alternativa atractiva a los combustibles contaminantes debido a sus propiedades químicas.

Aunque su densidad energética es menor que la de sus contrapartes de combustibles fósiles, el metanol tiene propiedades químicas y de combustión similares a los aceites de combustible pesado, lo que facilita su almacenamiento y manejo en comparación con el gas natural licuado y el amoníaco.

Además, el metanol presenta la capacidad de ser un reemplazo directo, ya que los motores marinos modernos pueden quemar y operar tanto con metanol como con aceites de combustible pesado.

Políticas que impulsan el metanol verde

No obstante, las navieras aún necesitarán incentivos económicos para desvincularse de los combustibles fósiles. Políticas de la Unión Europea, como el EU ETS y las políticas FuelEU, que impondrán multas por incumplimiento en las emisiones y en la intensidad de carbono de los buques, son un ejemplo de ello.

Estas políticas tienen dos niveles de cumplimiento: los buques que navegan íntegramente dentro de la UE serán multados por el 100 % de sus emisiones, mientras que aquellos que viajan hacia y desde la región sólo serán multados por el 50 %.

Bajo el escenario del 100 %, los buques que utilizan metanol verde pronto superarán en competitividad a los barcos portacontenedores y petroleros propulsados por combustibles fósiles.

Sin embargo, para los buques sujetos a multas por el 50 % de sus emisiones, se proyecta que únicamente los barcos portacontenedores lograrán un menor coste total de propiedad al quemar metanol verde y se espera que los petroleros propulsados por metanol verde sigan siendo significativamente más costosos que los que utilizan combustibles fósiles.

Metanol verde: en busca de su nicho en el sector marítimo

Esta disparidad en la competitividad de costes sugiere que los barcos portacontenedores podrían ser donde el metanol verde encuentre una mayor demanda dentro de la industria.

El libro de pedidos de buques con capacidad para metanol se ha más que duplicado desde 2022; la abrumadora mayoría de estos buques son barcos portacontenedores.

En otras palabras, las principales líneas navieras están apostando por el metanol verde como un elemento clave para descarbonizar sus operaciones, mientras que las compañías de petroleros y graneleros siguen siendo escépticas sobre una transición a metanol.

Necesidad de acelerar la capacidad de producción

A pesar del gran optimismo en la industria naviera respecto al metanol verde, todavía hay obstáculos significativos en toda la cadena de valor para su adopción generalizada.

La base de datos de proyectos futuros de metanol verde de Bloomberg NEF pronostica una capacidad anual de 5,5 millones de toneladas métricas para 2027, aproximadamente 11 veces la capacidad actual.

Esta es una mejora considerable, pero sólo representa una fracción de lo necesario. La producción de metanol verde tendría que superar los 540 millones de toneladas métricas al año para reemplazar por completo todos los combustibles marinos en 2050, y el coste y la disponibilidad de las materias primas representan enormes desafíos para escalar la producción a tales niveles.

La distancia entre la producción y los puertos: un obstáculo a superar

La distribución de la capacidad de producción de metanol verde en relación con los principales puertos de abastecimiento de combustible del mundo es otro obstáculo para su implementación.

Los 12 puertos de abastecimiento más grandes del mundo representan aproximadamente el 40 % del abastecimiento global de combustible marino, y sólo Singapur representa el 16 % de todas las ventas de combustible marino en 2022.

El problema radica en que muchos de los principales productores de metanol verde del mundo se encuentran a miles de kilómetros de distancia.

El transporte de grandes cantidades de metanol verde a estos puertos tradicionales de abastecimiento amenaza las cadenas de suministro y aumenta los costes de abastecimiento de combustible, lo que sugiere que se necesita una importante transformación en la infraestructura de transporte marítimo antes de que el metanol verde pueda ser ampliamente adoptado.

En última instancia, el metanol verde tiene el potencial de revolucionar el transporte marítimo y allanar el camino hacia una industria más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Sin embargo, para que este potencial se materialice, se requiere un enfoque holístico que aborde los desafíos de producción, distribución, costes y políticas. La colaboración entre empresas, gobiernos y expertos en energía será esencial para forjar un camino exitoso hacia un futuro de transporte marítimo más limpio y eficiente.

Fuente: Nota publicada forococheselectricos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *