Para limpiar los puertos de plásticos, un argentino inventó un robot ecológico que utiliza inteligencia artificial

Alan D’Alfonso es oriundo de la Ciudad de La Plata y luego de emigrar a Francia creó un robot que limpia de plásticos e hidrocarburos el agua de los puertos con el uso de ingeniería solar e inteligencia artificial. El invento fue reconocido a nivel internacional y ahora se produce para puertos privados y estatales.

Alan D’Alfonso es un emprendedor argentino que hace 15 años decidió dejar la carrera de medicina y la vida que tenía en la Ciudad de La Plata para viajar por el mundo y probar suerte en otros países. Un tiempo después de emprender esta aventura se encontró con la posibilidad de firmar un contrato con un club francés de rugby para desempeñarse en este deporte. De esta manera, Alan aprovechó la oportunidad, se instaló en París y con los ingresos generados abrió un bar de tapas para obtener un segundo sustento económico.

Luego de unos años de haber vivido en la capital francesa, D’Alfonso comenzó a interesarse por el cuidado del ambiente. Descubrió que los plásticos tardan más de 250 años en desintegrarse y que, cuando lo hacen, forman micropartículas que son ingeridas por los distintos animales que se encuentran en el mar. Fue en ese entonces cuando se dio cuenta que hacía falta un sistema eficiente para limpiar el agua de los puertos de los desechos plásticos que afectan el ecosistema marino.

Geneseas, un robot que limpia de plásticos pensado para lagunas y puertos, nació a raíz de una idea, una inversión y mucha dedicación. Este sistema fue perfeccionado con los años y, ahora, cuenta con distintas funciones como la medición y el alerta de contaminación, la temperatura, el nivel de PH y oxígeno que hay en el agua mediante un sistema de inteligencia artificial.

El proyecto se pudo desarrollar gracias al trabajo en conjunto con un ingeniero argentino, Alejandro Scaglia, y un diseñador naval francés. Además, el sistema de IA utilizado fue creado por un grupo de investigadores del Instituto de Electrónica, Control y Procesamiento de Señales (LEICI, CONICET -UNLP)

El prototipo tiene el tamaño de una heladera, está diseñado con paneles solares y en la parte inferior cuenta con un sistema de filtros y redes que aspiran y retienen los residuos que se encuentran a 30 centímetros de profundidad. A su vez, el modelo cuenta con un sistema desarrollado para absorber hidrocarburos sin afectar a la fauna marina durante el procedimiento.

Geneseas recibió un premio en Vivatech (un evento de innovación ambiental) y fue presentado ante líderes mundiales durante la reunión del G7 en Francia en 2019. A partir de la exposición del invento, distintos puertos privados solicitaron al robot para limpiar las aguas y el emprendedor se encontró fundando una empresa francesa para la producción de sistemas que limpian los océanos de plásticos e hidrocarburos: Recyclamer.

En la actualidad, Alan vendió el 15% de las acciones por $120.000 euros y contrató a 15 personas para producir los robots que se distribuyen a pedido de empresarios o gobiernos. El costo de Geneasis ronda en los $35.000 dólares y el objetivo de D’Alfonso es que en un futuro cercano este sistema se pueda producir en Argentina para abastecer a la región.

Este artículo fue publicado originalmente en RED/ACCIÓN y se republica como parte del programa «Periodismo Humano», una alianza por el periodismo de calidad entre RÍO NEGRO y RED/ACCIÓN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *